Menú

Padre Rafael Palacios, Sacerdote diocesano

Padre Rafael Palacios, Sacerdote diocesano

64. Cinco meses después del Padre Octavio, el Padre Rafael pasó a engrosar la lista de sacerdotes mártires ocupando el sexto lugar. Tristemente, la oligarquía y las fuerzas de seguridad no dejaban de sacrificar sangre a sus “Baales”.

6.1. Nacimiento

65. El Padre Rafael vino al mundo, un 16 de octubre de 1938 en un humilde cantón del Municipio de San Luis Talpa, del Departamento La Paz, llamado Talcualuya. Fueron sus padres, Don Rafael Palacios y Doña Concepción Campos de Palacios.

6.2. Vida

66. Escuchó la llamada del Maestro a los doce años, ingresando de inmediato al Seminario. Fue ordenado sacerdote trece años después: El 26 de mayo de 1963. Comenzó su trabajo en la diócesis de San Vicente como: Vicario cooperador en catedral y luego párroco en el Calvario de esa ciudad y también en el pueblo de Tecoluca66. Su apego a los lineamientos del Concilio Vaticano II y Medellín – mal comprendidos o no aceptados por muchos – le llevó a ser despojado de sus cargos pastorales por el Obispo de San Vicente. Esto fue lo más doloroso para el Padre Rafael Palacios: El ataque de su propio obispo, Mons. Aparicio quien, en vez de apoyarlo le castiga quitándole todos sus cargos pastorales. Con este dolor profundo; y, la esperanza puesta en Dios, llegó a San Salvador. Mons. Luis Chávez y Gonzáles no dudó en recibirlo, asignándole como vicario a la Parroquia de Concepción, en Santa Tecla. Más adelante fue asignado a la Parroquia El Calvario, en Santa Tecla; y, luego, a Santa Lucia de Ilopango. Finalmente, fue nombrado Párroco de San Francisco en Mejicanos, en sustitución del Padre Octavio. En todas, trabajó arduamente enseñando en Cursos Bíblicos a las Comunidades.

6.3. Muerte Martirial

67. En San Salvador su calvario no terminó. Prosiguió como en San Vicente. Su forma de iluminar la realidad desde el Evangelio fue el motivo de su muerte. Una muerte deseada; y quizá planificada desde 1976, por los enemigos del Reino de Dios, cuando en un monumento ideado para Semana Santa denunció la falta de fraternidad reinante en unos pocos y pocas salvadoreñas; e invitó a la fraternidad: Representó un mundo, destacando por un lado siluetas de personas armadas y en actitud no fraterna, y por el otro, hombres y mujeres tomados de las manos en actitud fraterna, dando como resultado de esto la paz67. La representación de esa realidad pecaminosa, le atrajo odio, amenazas de muerte; y, tristemente incomprensiones dentro de la misma Iglesia…. Su dolor y sensación de soledad fue grande. Dolor que no escapó a los ojos de nuestro Venerable Siervo de Dios, el Padre Rutilio Grande., quien para animarle le dijo: ¡Quédate y ya vas a ver que todo va a cambiar, ya va a llegar Óscar a la Arquidiócesis! Por supuesto… se estaba refiriendo a monseñor Oscar Arnulfo Romero68.

68. Todo cambió, menos las acusaciones. A su paso, el anuncio de la Buena Nueva siempre generó molestias en unos pocos que no se cansaron de acosarle y perseguirle. Mons. Romero dejó prueba de esto: El Padre Rafael, el sábado por la noche, me buscaba, llevándome una carta donde me contaba la amenaza que el jueves ya le había hecho la UGB: le había pintado la fatídica mano de la venganza en su carrito69. La amenaza se volvió realidad, el día 20 de junio de 1979, a las 8:45 de la mañana en la ciudad de Santa Tecla: Cuatro desconocidos, que se conducían en un vehículo, dispararon contra el sacerdote. Su cuerpo sin vida quedó tendido a media calle, con numerosas perforaciones de bala en la cabeza y el pecho…70.

69. De injusta, cruel, y sin sentido puede ser definida esta muerte. El Padre Rafael Palacios no era ningún subversivo. Mons. Romero explicó en qué consistía su misión mal interpretada: El sacerdote no es de izquierda ni de derecha. El sacerdote está a la altura del corazón para amar a todos. El sacerdote, voz de la Iglesia, es amor que, si se coloca, por una opción preferencial, al lado del pobre no es para excluir a los que tienen, sino para decirles que no se podrán salvar mientras no se coloquen sintiendo como propia la angustia del pobre71. Sabemos, hermanos y hermanas mías que, el Padre Palacios fue un verdadero seguidor del Mártir en Plenitud. Jamás practicó ideología alguna excepto la del Reino, donde ahora descansa eternamente, invitándonos a seguir tras el camino del Maestro sin temor alguno.

 

Tomado Textualmente de II carta pastoral de monseñor Luis Escobar Alas: “Ustedes también darán testimonio, porque han estado conmigo desde el principio (Jn 15, 27)” Imagen destacada Cortesia de Arquitecto Rene Belloso, de La parroquia San Antonio de Padua, Vicaria de Candelaria.

Síguenos en

Equipo Misionero Arquidiocesano

Comisión de Comunicaciones del Equipo Misionero Arquidiocesáno.
Email: ema@evangelizacionymisiones.com
Síguenos en

Latest posts by Equipo Misionero Arquidiocesano (see all)

Sobre el autor

Equipo Misionero Arquidiocesano

Comisión de Comunicaciones del Equipo Misionero Arquidiocesáno. Email: ema@evangelizacionymisiones.com

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximos eventos de La Vicaria

Videos

Cargando…

Hermanos con publicaciones recientes

avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for

SUBSCRIBETE A NUESTRA LISTA DE COREOS

Agregate a nuestra lista de "Discipulos y Misoneros" y recibe noticias e información sobre la Misión Permamanente

GRACIAS POR SUBSCRIBIRTE

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: