Menú

Padre Alfonso Navarro, Sacerdote diocesano

Padre Alfonso Navarro, Sacerdote diocesano

43. Ni la muerte del Padre Nicolás ni la del Padre Rutilio Grande S.J., sació la sed de sangre de oligarcas ni militares. Casi un mes y medio después del martirio del Venerable Siervo de Dios, Padre Rutilio S.J., un tercer sacerdote fue asesinado: El Padre Alfonso. La Homilía del Beato Mons. Romero pronunciada en la Misa única celebrada en Catedral, no penetró en los corazones de los asesinos. Habían endurecido su corazón a la Palabra. Con dolor me pregunto junto al Salmista: ¿No aprenderán los malhechores que devoran a mi pueblo, que devoran el grano de Dios que no han cosechado? (Sal 53, 5). ¿Habrán aprendido después de cuarenta años del martirio del Padre Rutilio? Esperemos en Dios que sí.

3.1. Nacimiento

44. El Padre Alfonso Navarro nació en San Salvador el 22 de septiembre de 1942. Sus padres fueron Don Napoleón Navarro Flores y Doña Dolores Oviedo de Navarro quienes, además del Padre Alfonso tuvieron una hija: Bertita Navarro (Hermana religiosa en la Congregación de las Hermanas de la Santa Cruz); y un hijo más: Napoleón Navarro46. Su vocación sacerdotal fue descubierta prontamente, por el Obispo de Santiago de María, Mons. Castro Ramírez.

3.2. Vida

45. Catorce años tenía cuando escuchó el llamado de Cristo diciéndole en su corazón: Sígueme (Lc 2, 14). Dejándolo todo ingresó al Seminario San José de la Montaña, recibiendo el orden sacerdotal, el martes 8 de agosto de 1967. Este año 2017 estaría cumpliendo sus 50 años de ordenación sacerdotal. Celebración que no tomó lugar porque los hijos de las tinieblas arrebataron su vida tras diez fructíferos; pero, cortos años de sacerdocio. Su labor pastoral inicia en la Parroquia de San Juan Opico, ayudando, en un primer momento al párroco, Padre Raymundo Brizuela, en el trabajo con los jóvenes. No tardó mucho en convertirse en Párroco; y para algunos, en “subversivo”. Su labor pastoral en favor del Pueblo de Dios – hecho con la ayuda del Padre Guillermo Alfonso Rodríguez – consistió en: Fortalecer la cooperativa campesina, para formar los agentes de pastoral, instruyéndose en la Biblia como señalándoles sus derechos y sus deberes consagrados en la Constitución Política de El Salvador y urgiéndoles a progresar sin la violencia, pero avanzando todos los días.

46. A este respecto, hermanas y hermanos míos, quiero dar una explicación. El Padre Alfonso – como numerosos sacerdotes más – no servían a ninguna ideología porque sabían que tanto el capitalismo como el comunismo atentaban: Contra la dignidad de la persona humana; pues uno tiene como presupuesto la primacía del capital, su poder y su discriminatoria utilización en función del lucro; el otro, aunque ideológicamente sostenga un humanismo, mira más bien el hombre colectivo, y en la práctica se traduce en una concentración totalitaria del poder del Estado (DM 1, 10). Su actitud estaba en perfecta concordancia con los lineamientos del Evangelio, el Magisterio Latinoamericano que, en Medellín, confesó con dolor: Un sordo clamor brota de millones de hombres, pidiendo a sus actores una liberación que no les llega de ninguna parte (DM 14,2). Sí, amadísimos míos, no llegaba de ninguna parte.

47. La Iglesia como Madre y Maestra asumió la función de enseñar al pueblo y conducirle en el Camino de liberación integral que es Cristo: La carencia de una conciencia política en nuestros países hace imprescindible la acción educadora de la Iglesia, con objeto de que los cristianos consideren su participación en la vida política de la Nación como un deber de conciencia y como el ejercicio de la caridad, en su sentido más noble y eficaz para la vida de la comunidad (DM 1, 16). La Iglesia no hacía politiquería, ni proselitismos, no apoyaba ni fomentaba fundamentalismos, ni ideologizaciones. Deformaciones todas de la política que rayan en absolutismos, dictaduras y sistemas de gobierno de muerte. ¡No! La Iglesia enseñó al pueblo a ser buenos cristianos; y, por ende, buenos ciudadanos que velan por el bien común sobre poniéndolo sobre el bien individual justo como el Apóstol San Pedro nos recomendó: Sean sumisos, a causa del Señor, a toda institución humana, sea al rey como soberano, sea a los gobernantes, como enviados por él para castigo de los que obran el mal y alabanza de los que obran el bien (1P 2,13-14). Sí, hermanas y hermanos míos, sumisos; pero, no esclavizados, por lo que San Pedro nos deja en claro el cómo: Obren como hombres libres, y no como quienes hacen de la libertad un pretexto para la maldad, sino como siervos de Dios (1P 2, 16).

48. Tristemente, nada de esto comprendieron los terratenientes de Opico. Eran tradicionalistas o conservadores que manifestaban poca o ninguna conciencia social, tienen mentalidad burguesa y por lo mismo no cuestionan las estructuras sociales. En general, se preocupan por mantener sus privilegios que ellos identifican con el orden establecido… (DM 7,6) y esto porque en ellos se encuentra: La separación entre fe y responsabilidad social. La fe aparece más como una adhesión a un credo y a principios morales. La pertenencia a la Iglesia es más de tipo tradicional y, a veces, interesada (DM 7, 10). Grupos tradicionalistas que entraron en crisis profunda de religiosidad; algunos, de los cuales, fueron incapaces de superarla. Sus protestas hicieron que el Padre Alfonso fuera trasladado a la Parroquia de la Resurrección, en la Colonia Miramonte, San Salvador, donde también, encontró tradicionalistas; y el martirio.

3.3. Muerte Martirial

49. Su pasión empezó en Opico, con las acusaciones de ser un cura “nuevaolero, comunista o subversivo”. Acusaciones dichas en son y ton de murmuración; pero, también publicadas en periódicos y canales de televisión reconocidos que, se sumaron a la campaña de difamación contra la Iglesia. Enfrentó con valor cada ataque perpetrado contra él. Llegó a rendir declaración en un juicio donde le imputaban apoyar a quienes mataron al Sr. Regalado. Todo fue en vano. La verdad en los oídos de sus enemigos se volvía mentira. Imposibilitados de proporcionar pruebas en contra de este inocente sacerdote, le llamaron El Camilo Torres de El Salvador48. Además, en la Parroquia de la Resurrección, le hicieron sufrir mucho. Varias de sus ovejas del rebaño traicionaron al Pastor sin mayor diferencia entre Judas Iscariote y su traición al Maestro. Dejaron de dar limosna o se retiraron a otras Parroquias donde hubo sacerdotes, no apegados completamente, a los lineamientos ni del Concilio Vaticano II, ni Medellín ni de su Obispo.

50. Ante una situación económica precaria, el Padre Alfonso consiguió trabajo en colegios católicos para mantener la Parroquia. Le robaron el equipo de sonido, obligándolo a oficiar misa a gritos y luego le acusaron de estar más agresivo49. Padeció innumerables sufrimientos; y ante ninguno se doblegó ni abandonó la porción de su Grey, que tanto le quería y apoyaba. Encolerizados, como los judíos cuando quisieron apedrear a Jesús, le pusieron una bomba de la que salió ileso. Hubo llamadas telefónicas amenazando con matarle hasta que, por fin, el 11 de mayo de 1977, después de haber estado en Casa Presidencial – como Cristo en casa de Pilato y Herodes – aclarando algunas de las tantas acusaciones, le mataron en la casa parroquial mientras leía un periódico. Junto a él, murió un niño, pequeño mártir: Luisito Torres de catorce años. Cuatro esbirros se encargaron de matarles: (Uno de ellos) corrió a donde estaba el sacerdote y le dio una patada de karate que le rompió el antebrazo y lo lanzó contra una pared y enseguida al suelo. Comenzó a dispararle, corrieron los otros dos hacia la puerta y solo uno más logró también disparar descargando entre los dos siete balazos de nueve milímetros en su cuerpo… uno de los asesinos se fue donde estaba el cuerpo ensangrentado del padre y le dio otra patada con desprecio… el verdugo que sostenía a Luisito Torres, le giró la cara y le disparó en la frente50.

51. Siendo siervo fiel al Maestro y muy seguidor suyo, perdonó como Él en la cruz: Muero por predicar el Evangelio, sé quiénes son los autores de mi muerte. Que sepan que los perdono51. Así murió esta víctima inocente, a quien los dueños de este mundo no soportaron por querer guiarlos al camino del bien del que se habían apartado por su amor a las riquezas y al poder. En su misa exequial, Monseñor Romero relató una leyenda sobre un beduino que, guiando una caravana sedienta, decía una y otra vez: “No por allí, por acá”. La caravana se cansó, asesinando al pobre beduino, que murió señalando el camino con su mano extendida y diciendo: “No por allá sino por aquí”52. Y, luego agregó: La leyenda se hace realidad: un sacerdote, acribillado por las balas, muere perdonando, que muere rezando… es un ideal que no muere, es una mano tendida como la del beduino que, en el desierto, sigue diciendo: “No por allí”. No por los espejismos del odio, no por esa filosofía del diente por el diente y ojo por ojo, que eso es criminal, sino por otra: “Amaos los unos a los otros”. No por los caminos del pecado, de la violencia se va a construir un mundo nuevo, sino por los caminos del amor53.Cuanta razón tenía el Padre Alfonso. No era ese el camino para construir un país asentado sobre la justicia, la verdad y la paz. Hoy a cuarenta años de su muerte comprobamos que la violencia sólo ha engendrado más violencia; agrandándose más, por la actitud de quienes hasta hoy se niegan a enfrentar la verdad, a resarcir la justicia y pedir perdón. ¡Retomemos el camino que nos indicó!

Tomado Textualmente de II carta pastoral de monseñor Luis Escobar Alas: “Ustedes también darán testimonio, porque han estado conmigo desde el principio (Jn 15, 27)” Imagen destacada Cortesia de Arquitecto Rene Belloso, de La parroquia San Antonio de Padua, Vicaria de Candelaria.

 

Síguenos en

Equipo Misionero Arquidiocesano

Comisión de Comunicaciones del Equipo Misionero Arquidiocesáno.
Email: ema@evangelizacionymisiones.com
Síguenos en

Latest posts by Equipo Misionero Arquidiocesano (see all)

Sobre el autor

Equipo Misionero Arquidiocesano

Comisión de Comunicaciones del Equipo Misionero Arquidiocesáno. Email: ema@evangelizacionymisiones.com

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximos eventos de La Vicaria

Videos

Cargando…

Hermanos con publicaciones recientes

avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for

SUBSCRIBETE A NUESTRA LISTA DE COREOS

Agregate a nuestra lista de "Discipulos y Misoneros" y recibe noticias e información sobre la Misión Permamanente

GRACIAS POR SUBSCRIBIRTE

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: