Menú

Hna. Maura Elizabeth Clarke M.M.

Hna. Maura Elizabeth Clarke M.M.

17.1. Nacimiento y vida.

113. La Hna. Maura nació el 13 de enero de 1931, en New York, Estados Unidos. Su padre fue John Clarke y su madre Mary McClosey. Ingresó a la Congregación de las Hermanas de Maryknoll a sus diecinueve años; es decir, en 1950. Su trabajo como religiosa lo realizó en lugares como New York, Nicaragua y El Salvador, al cual llegaría en julio de 1980.

17.2. En el calvario salvadoreño y muerte martirial

114. Pronto se dio cuenta del peligro que corría; pero no retrocedió: Los catequistas necesitan mucho valor para seguir celebrando la palabra de Dios porque todos y todas los que se sospechan de pertenecer a una organización o de estar vinculados con la Iglesia corren mucho peligro. Me impresionó mucho este grupo pequeño que se reunió ayer. Los pobres realmente nos desnudan, nos halan, nos desafían, nos evangelizan nos enseñan a Dios. Maura, se incorporó al trabajo pastoral, en Santa Ana y desde ahí pasó con Ita a Chalatenango donde encontraría amenazas y muerte al regresar de Nicaragua.

115. La Comisión de la Verdad encontró que: El día 2 de diciembre de 1980, inmediatamente después de las 7:00 p.m. miembros de la Guardia Nacional de El Salvador detuvieron a cuatro religiosas a su salida del aeropuerto internacional de Comalapa. Las religiosas Ita Ford, Maura Clarke, Dorothy Kazel y Jean Donovan fueron llevadas a un lugar aislado y allí asesinadas con disparos hechos a corta distancia114. No fue un crimen en defensa propia sino fruto de corazones llenos de maldad y odio contra el Reino de Dios y sus siervas: Las detenciones fueron planeadas de antemano. El sub-sargento de la Guardia Nacional, Luis Antonio Colindres Alemán, aproximadamente dos horas antes que las religiosas llegaran, comunicó a cinco de sus subordinados que debían detener a unas personas que venían de Nicaragua. Luego, Colindres se dirigió al puesto en San Luis Talpa para avisar al Comandante que hiciera caso omiso, si escuchaba algunos ruidos perturbadores, por cuanto sería el resultado de una acción que Colindres y su gente estarían cumpliendo. Una vez que los miembros de los cuerpos de seguridad se llevaron a las religiosas a un lugar alejado, Colindres volvió a su puesto cerca del aeropuerto. A su regreso al sitio, lugar donde habían llevado a las religiosas, les dijo que había recibido la orden de asesinar a las religiosas115. Es presumible que, no solo las asesinaron. Las sometieron a otros tipos de sufrimiento físico y psicológico.

116. La actitud del Juez de Paz que procedió a enterrar los cuerpos sin informar a nadie, no es nada disculpable. Sólo muestra, la alevosía de los criminales. Estoy casi seguro, queridas y queridos míos, que estas cuatro perfumadas rosas del jardín de Jesús pudieron decir desde El Salvador como Santa Teresa de Lisieux: Amado mío, … tengo la esperanza de que un día vendrás, Águila adorada, a buscar a tu pajarito y remontándote con él al Foco del Amor, lo sumergirás para toda la eternidad en el ardiente abismo de ese Amor al que se ha ofrecido como víctima116. Fueron también, las velas que adornan la Corona de Adviento anunciando que las tinieblas del pecado se disipan con la llegada del Mesías: Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida (Jn 8, 12). Anunciaron que este país puede ser mejor si nos dejamos invadir por la alegría del nacimiento de Jesús y su Evangelio. Quiero, antes de terminar, recordar que, no fueron las únicas rosas cortadas del jardín de Jesús en este país. Hubo muchas agentes de pastoral y catequistas que sufrieron martirio; y cuyas vidas son casi desconocidas; más no por ello, menos importantes. Son las Blandinas del siglo XX, en El Salvador, animándonos a vivir nuestro compromiso bautismal con radicalidad. No podemos dejarlas invisibilizadas. Investigaciones exhaustivas deben ser promovidas para incluirlas en nuestro martirologio, estudiando sus casos.

 

Tomado Textualmente de II carta pastoral de monseñor Luis Escobar Alas: “Ustedes también darán testimonio, porque han estado conmigo desde el principio (Jn 15, 27)” Imagen destacada Cortesia de Arquitecto Rene Belloso, de La parroquia San Antonio de Padua, Vicaria de Candelaria.

Síguenos en

Equipo Misionero Arquidiocesano

Comisión de Comunicaciones del Equipo Misionero Arquidiocesáno.
Email: ema@evangelizacionymisiones.com
Síguenos en

Latest posts by Equipo Misionero Arquidiocesano (see all)

Sobre el autor

Equipo Misionero Arquidiocesano

Comisión de Comunicaciones del Equipo Misionero Arquidiocesáno. Email: ema@evangelizacionymisiones.com

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximos eventos de La Vicaria

Videos

Cargando…

Hermanos con publicaciones recientes

avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for
avatar for

SUBSCRIBETE A NUESTRA LISTA DE COREOS

Agregate a nuestra lista de "Discipulos y Misoneros" y recibe noticias e información sobre la Misión Permamanente

GRACIAS POR SUBSCRIBIRTE

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: